Incluso para envejecer es bueno tener un plan. Podemos redefinir la relación con nuestros cuerpos y la forma en la que envejecemos