• ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ •
Home 9 HEAL 9 5 datos sobre la glucosa que debes conocer

HEAL

5 datos sobre la glucosa que debes conocer

La glucosa es el combustible de nuestro cuerpo, conocer su funcionamiento y mantenerla estable es fundamental para gozar de energía y una buena salud integral.

Tiempo de lectura: 6 minutos
Tiempo de lectura: 6 minutos

Nuestro cuerpo es una máquina que trabaja todo el día sin parar, pero para que funcione necesita una fuente de energía: la glucosa. Quizá también la conozcas como azúcar en sangre, es el más simple de los carbohidratos y, junto con la grasa, es la fuente de combustible favorita de nuestro cuerpo. A continuación te contamos algunas cosas que quizá no sabías de ella: 

1. Su exceso produce obesidad

Al consumir carbohidratos, los intestinos se encargan de absorber todos sus nutrientes para trasladarlos a través de la sangre hacia el hígado y el páncreas, los encargados de administrarla a los órganos que la necesitan.

Como no consumimos glucosa en todo momento el hígado almacena una parte como reserva. A su vez, el páncreas a través de la secreción de hormonas, entre ellas la insulina, regula los niveles de glucosa en el cuerpo. 

Mientras todo esto ocurre, el hipotálamo en el cerebro envía señales de saciedad para regular la ingesta de glucosa. Si atendemos a la señal y paramos de comer, todo está bien, pero si seguimos comiendo, el equilibrio de glucosa se descompensa y el cuerpo pasa a almacenarla como “reserva de energía” en forma de grasa. Cuando esto ocurre por mucho tiempo se puede desarrollar sobrepeso u obesidad. 

2. Los niveles deberían ser constantes

Cuando los niveles de glucosa se mantienen constantes es muy probable que no lo notes, pero si suben o bajan comienzas a sentir que tu cuerpo no está funcionando del todo bien. Unos niveles normales son aquellos que, tras estar al menos ocho horas en ayunas, se mantienen entre 70 y 100 mg/dl. 

Los picos se pueden producir por: comer más de lo habitual (sobre todo carbohidratos), una vida sedentaria, producir poca insulina, efectos secundarios de medicamentos, enfermedades o dolores, estrés, fluctuaciones hormonales o deshidratación. Por el contrario, las “bajas de azúcar” se producen por  insuficiencia de comida, ingesta de alcohol, exceso de insulina, efectos secundarios de medicamentos o una actividad física excesiva.

3. Podemos controlar que sean constantes

Unos niveles constantes de glucosa aseguran energía sostenida, ayudan a permanecer despiertos después de comer y a evitar antojos. La alimentación para ello es clave. 

Nuestra columnista y nutricionista holística Beatriz Larrea compartió en Instagram que para mantener los niveles estables lo mejor es evitar el pan como primer alimento. Recomienda empezar comiendo la ensalada o vegetales (fuente de fibra), luego la proteína, los carbohidratos y por último las grasas. 

4. Si no quieres elevar tu niveles de glucosa, haz esto: 

Aunque elegir elementos naturales y evitar los procesados es primordial para evitar los picos de glucosa, hay otros “trucos” que podemos tener en cuenta. Combinar la ingesta de carbohidratos con otros macronutrientes como las grasas o proteínas -puedes leer más sobre este tema AQUÍ-, seguir el orden a la hora de comer que mencionamos anteriormente, mantener unos horarios regulares de nuestras comidas, tener unas horas de sueño efectivas y suficientes, reducir los niveles de estrés y controlar las emociones, son algunas de las acciones que recomienda Larrea tras sus estudios con un monitor de glucosa. 

5. No reaccionamos igual a los alimentos

Aunque los índices glucémicos de los carbohidratos no variarán, afectan de manera distinta los picos de cada persona, pues todos tenemos una respuesta a la insulina diferente. Esta hormona hipoglucemiante (disminuye los niveles de azúcar en sangre) se encuentra regulada por el estado metabólico de cada individuo, él es el que determinará la producción y respuesta  a la insulina. Para saber cómo respondes a la insulina, la especialista Beatriz Larrea sugiere utilizar, al menos por dos semanas, el  sensor de glucosa Veri, para comprender cuáles alimentos te producen picos y bajo qué circunstancias. En este artículo te explicamos más acerca de por qué debes medir tus niveles de glucosa. 

Shop Healing Food

Have no product in the cart!