• -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • -20% CON EL CODIGO: NUEVAWEB / ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ •
Home 9 HEAL 9 Descubre cómo multiplicar la felicidad en tu vida

HEAL

Descubre cómo multiplicar la felicidad en tu vida

Practicar la compasión, la gratitud, la aceptación y la alegría te dirige hacia el objetivo ¿Un secreto? Los pequeños placeres también cuentan

enero 17, 2022

Tiempo de lectura: 9 minutos

enero 17, 2022
Tiempo de lectura: 9 minutos

¿Es posible ser feliz? ¿De qué depende lograr un estado de satisfacción física, mental o espiritual que le dé sentido a nuestras vidas para alcanzar objetivos económicos, profesionales o personales pese a las adversidades?  ¿Acaso las políticas públicas de un país influyen para llegar a ese estado de satisfacción personal, o las respuestas para obtener la anhelada felicidad sólo están dentro de nosotros?  

Lo cierto es que establecer un único término es complejo porque cada persona tiene su propia percepción de lo que significa ser o estar feliz. Renny Yagosesky, doctor en psicología, conferencista y escritor venezolano, nos dice que la felicidad depende del modo como cada uno ve la vida. “En esencia, la felicidad es un estado subjetivo y presente, de satisfacción o plenitud, que refleja cierta capacidad de estar en armonía con uno mismo y con el entorno que nos rodea”. 

Mientras que el psicólogo y coach español, Javier Rubio, comenta que lo primero que debemos hacer es distinguir la felicidad del bienestar: “La felicidad es un estado emocional subjetivo y temporal en el que mis expectativas y la realidad coinciden”, mientras que bienestar “es el estado emocional subjetivo que se produce cuando he desarrollado mi capacidad para identificar y aceptar mis emociones, he integrado en mi vida su enseñanza y practico de manera constante e intencional el crecimiento emocional”.  

Rubio asegura que, de esa forma, cuando encontremos una diferencia entre nuestras expectativas y la realidad, sabremos cómo afrontarlo, gestionarlo, superarlo y salir reforzados de ello.  

Los más felices  

Hay países considerados felices, como Finlandia, que alcanzó el primer lugar, por cuarto año consecutivo, en el ranking del Informe Mundial sobre la Felicidad 2021 de la ONU, una publicación de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible, impulsado por datos de Gallup World Poll y Lloyd’s Register Foundation. Dinamarca, Suiza e Islandia le siguen en la fila.

Y no es de extrañar que en esa lista de más felices se encuentren países de economías desarrolladas.  El Producto Interno Bruto (PIB), la expectativa de vida sana, las relaciones sociales, la libertad, la generosidad y la ausencia de corrupción, son los seis indicadores considerados en el informe que incluye a 149 países, para evaluar en una escala del 0 a 10 su grado de felicidad.   

A pesar de que en 2021 esas naciones no han sido ajenas a la pandemia y los efectos que ha dejado sobre la salud mental de sus ciudadanos, el informe destaca que “las sociedades con mayor confianza en las instituciones públicas y mayor igualdad de ingresos demostraron un mayor éxito en la lucha contra el Covid-19, en función del número de fallecimientos por el virus en 2020”.  

No solo la confianza, sino la igualdad de género, una excelente educación y un buen sistema de salud, convierten a Finlandia en el país más feliz. Más allá de esto, la felicidad de los finlandeses también se basa en la conexión que tienen con la naturaleza y las actividades que realizan al aire libre.   

“La felicidad sostenible es nuestro superpoder y significa que tendemos a asumir la vida tal y como se nos presenta, un rasgo que nos está ayudando a superar estos tiempos difíciles. Apreciamos las pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana, como sentarnos tranquilamente en un banco y contemplar un lago después de una relajante sesión de sauna o tomar un baño matutino en el mar antes de comenzar la jornada laboral”, dijo Heli Jiménez, Director Sénior de Marketing Internacional en Business Finland. 

En Bután, ubicado en la cordillera del Himalaya entre China y la India, consideran que la felicidad de una nación no se mide por sus ingresos económicos. 

“El verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo del desarrollo material y el espiritual. Si nuestros indicadores sólo miden cuánto producimos, nuestras acciones tenderán a solo a producir más”, señaló Jigme Singye Wangchuck, cuarto rey de este país budista.  

Bután fue el primero en el mundo en considerar la felicidad como un indicador tan relevante como los económicos, por lo que cambió la tradicional medición del Producto Interno Bruto (PIB) por el de Felicidad Nacional Bruta (FNB), que mide la calidad de vida en términos holísticos y psicológicos. 

 

El papel de la sociedad y los individuos  

Si tomamos en cuenta el concepto de sociedad, antropológicamente hablando, como el resultado de la unión por intereses comunes de un conjunto de individuos, “resulta muy difícil que una sociedad pueda reconocerse o identificarse como feliz si no lo son los individuos que la configuran”, anota Rubio, quien además es conferencista internacional en Helpers Speakers, en áreas de la felicidad personal y organizacional.    

“Las medidas que se están empleando desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), para medir el bienestar, incluyen tantos aspectos sociales que, si el individuo no se reconoce feliz, la vida en sociedad muy probablemente tampoco lo sea”, agregó. 

Para Yagosesky, “las sociedades felices son la obra de líderes inteligentes y personas felices”. “Es importante tener una sociedad feliz, porque esa es la máxima aspiración histórica del ser humano. Cuando no somos felices, terminamos haciéndonos daño mutuamente. Las personas alegres, serenas, optimistas y agradecidas, no andan por el mundo lastimando a los demás. Ser feliz es una garantía para la paz del mundo”, resaltó.  

Entonces, ¿cómo puede ser feliz un individuo en una sociedad donde las personas no tienen calidad de vida, con altas tasas de desempleo, bajos sueldos, inseguridad, problemas en el sistema de salud y educativo o que viven en guerra? 

“No todas las personas viven la misma vida, ni tienen las mismas condiciones. Hay más de un modo de vivir y cada persona elige, lo sepa o no, su estrategia de funcionamiento o de afrontamiento de la existencia”, enfatiza Yagosessky .  

Y, citando a Epícteto el sabio griego, quien dijo que “las personas no sufren por lo que les ocurre sino por sus opiniones sobre eso que les ocurre”, explica que “hay un factor mental e individual en la valoración que cada uno hace de su situación. Una situación que, en lo individual, podría ser modificada”. 

Rubio coincide al señalar que, según la ciencia, los condicionantes externos no tienen tanto impacto en nuestro bienestar como pensamos. Apenas un 10% de la variación en felicidad puede explicarse por las circunstancias externas.  

“Si centramos la vista en los campamentos de refugiados, que es una situación extrema, también encontraremos personas que son capaces de encontrar la felicidad en medio de tanta desesperación”, apuntó. 

El secreto es saber dónde centrar la mirada interior, “agradecer lo que tenemos día a día y aceptar que frente a lo que no puedo cambiar la única alternativa es la aceptación, que no significa resignación”. 

 

La senda para retomar la alegría  

Rubio, quien se dedica a estudiar y difundir la ciencia de la felicidad, nos recomienda:   

  • Practica la compasión, la gratitud, la aceptación y la presencia, como algunos de los ejercicios que han demostrado ser eficaces a la hora de incrementar nuestra sensación de felicidad y de cambiar nuestras vidas, mental y físicamente. 
  • Al ser las emociones contagiosas, también lo es la alegría como emoción básica, por tanto, contar con una buena formación en emociones desde la escuela, apoyar y fomentar la aceptación de estas, favorecerá que la sociedad sea más feliz y que se potencie la alegría con la emoción básica. 

 

Yagosesky explica que hay varios niveles de felicidad y que en base a eso podemos:

  • Aumentar nuestra felicidad si aumentamos los momentos de pequeños placeres, como: jugar con tu perro, abrazar a tus hijos, comerte un helado o ver una buena película.
  • Alcanzar un nivel más afectivo, como la alegría de estar con la persona que amas o reunirte en familia armónicamente.
  • Disfrutar de una felicidad más práctica basada en logros, como obtener un aumento de sueldo o comprar un auto nuevo.
  • Reconocer una felicidad más cognitiva, como cuando tenemos un propósito de vida y pensamos en ayudar a otros y dejar un legado. 
  • Aspirar a la felicidad espiritual que es alcanzar la llamada “Iluminación”, que mencionan los maestros espirituales.

Los más felices, según he conocido, son personas con autoestima, que armonizan con los demás, que saben aceptar las cosas como son, vivir en el presente y recuperarse de las experiencias adversas de la vida”, expresó Yagosesky.

En su libro El cambio emocional, Yagosesky presenta un modelo de recuperación de la alegría, como una emoción positiva que mejora la vida de las personas, y que, para recuperarla, en medio del estrés y las exigencias del mundo en el cual vivimos, tenemos cuatro rutas: 

“El perdón hacia uno y hacia los demás, para superar la culpa y rencor; la gratitud, para vivir en el reconocimiento permanente de lo bueno del momento presente; el optimismo, para esperar el futuro con una actitud positiva; y el sentido del humor, para encontrar el lado gracioso de nuestra vida, frecuentemente teñida por el drama”.  

Matthieu Ricard, asesor personal del Dalai Lama, considerado el hombre más feliz del mundo por los científicos de la Universidad de Wisconsin que estudiaron el cerebro del monje budista, ha declarado que “la felicidad es más bien una forma óptima de ser que resulta del cultivo de muchas cualidades fundamentales como el altruismo, la compasión, la libertad interior, la resiliencia, el equilibrio emocional, el equilibrio interior, la paz interior“. 

Aunque no existe una fórmula exacta que te lleve a la felicidad, existen estrategias que, al practicarlas de forma continua y consciente, te ayudarán a darle alegría a tu vida y a multiplicar esa emoción en la sociedad donde te desenvuelves. ¡Es la hora de comenzar a disfrutar tu vida!     

 

Shop Wellness

Más en Heal

Editors Picks

Have no product in the cart!