• ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ • ENVIOS GRATIS EN ESPAÑA POR COMPRAS MAYORES A 50€ •
Home 9 HEAL 9 Belleza 9 Mitos y verdades sobre el sol

HEAL

Mitos y verdades sobre el sol

Nuestra sociedad se priva del sol, creemos que es el causante del fotoenvejecimiento, las arrugas y la hiperpigmentación, además de tres tipos de cáncer de piel ¿Es realmente eso cierto? ¿Nos aporta algo el sol?

Tiempo de lectura: 8 minutos

Tiempo de lectura: 8 minutos

1. La vitamina “Sol”

“Nuestro cuerpo y nuestros huesos necesitan el sol. Nuestra piel está diseñada para el sol”. Así empiezan los primeros párrafos dedicados al sol del libro Renegade Beauty. Mediante varios estudios médicos demuestra cómo nuestro cuerpo está diseñado para estar expuesto al sol y cómo nuestra piel contiene todos los mecanismos necesarios para extraer y producir nutrientes beneficiosos de él.

Un reciente estudio pone de manifiesto que los seres humanos son, en efecto, recolectores de luz de pigmentos de clorofila, y nuestros cuerpos, a través del manto de melanina, pueden convertir la luz del sol en energía celular, mitocondrial.

¿Sabías que nuestra piel está cubierta de miles de receptores de vitamina D diseñados como antenas para captar los rayos del sol? Cuando nos exponemos al sol, nuestra piel produce:

 

  • Sulfato de colesterol: juega un importante rol en el mantenimiento de la estructura lipídica, asegurando la función de la barrera de la piel. Mantiene alejadas las bacterias dañinas y otros microorganismos como los hongos.
  • Sulfato de vitamina D3: previene y trata enfermedades de los huesos.
  • Azufre: fundamental para la síntesis de la queratina y el colágeno. Por ello, se dice que colabora de forma activa en los tratamientos para la piel, el cabello y las uñas. Además, mejora la función digestiva.
Well Tips

Los antiguos griegos practicaban la exposición terapéutica mediante baños de sol y su contemplación. Heródoto, un historiador griego, escribió que esta estrella de luz “alimenta los músculos”.

Si evitamos el sol, nos estamos perdiendo esta protección natural de nuestra piel contra las enfermedades, una salud celular óptima y nuestra protección natural contra los daños de la radiación.

Además, cuando estamos en contacto con el sol, nuestros poros se dilatan profundamente bajo la epidermis y producen melanina, se lubrica la piel, los órganos, los músculos y la médula, siendo positivo para el sistema inmunológico, respiratorio, digestivo y endocrino. 

Y por si todavía dudas de sus importantes beneficios, también contribuye a:

– organizar los procesos bioquímicos

– aumentar el tono muscular

– relajar los nervios

– aumentar el oxígeno en la sangre y los tejidos

– regular y aumentar las hormonas

– apoyar la salud ocular

– bajar el azúcar en sangre

– regular la tasa metabólica basal (la cantidad de calorías que necesita el cuerpo para realizar las funciones metabólicas básicas)

– beneficiar la tiroides

– aumentar el sistema inmunológico y reparar el ADN

– es un antiséptico contra bacterias patógenas

– es necesario para la división celular normal 

2. El sol y el cáncer de piel

El gravísimo y cada vez más frecuente melanoma maligno, es el cáncer de las células pigmentarias, pero no hay pruebas científicas consistentes que respalden que la exposición al sol aumenta el cáncer de piel. 

En 1982 investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, realizaron un estudio que demostró que la exposición a la luz fluorescente del trabajo en interiores crea el doble de incidencia de melanoma que el trabajo al aire libre bajo el sol. Los trabajadores de oficina, expuestos a altos niveles de iluminación artificial durante el día con una mínima exposición a la luz solar, tienen el mayor riesgo de desarrollar melanomas.

La principal función de los protectores solares es evitar las quemaduras solares, pero paradójicamente, también bloquean los rayos UVB (los rayos nutritivos que desencadenan la producción de vitamina D).

Incluso, algunas de estas cremas están cargadas con ingredientes químicos como la oxibenzona, los polímeros de petróleo o PABA, que bloquean el proceso de respiración celular de nuestra piel (se inhibe la capacidad de inhalar oxígeno y exhalar toxinas y dióxido de carbono).

Además, las cremas solares pueden contribuir a:

– aumentar la actividad estrogénica

– almacenar sustancias químicas en el tejido adiposo

– aumentar el daño celular

– dañar indirectamente el ADN

– desactivar el sistema de advertencia de la piel ante las quemaduras

Well Tips

En 1903 el médico Auguste Rollier –conocido como The Sun Doctor- construyó para sus pacientes “hospitales solares”, con paredes formadas por ventanas y techos retráctiles para maximizar la exposición de sus pacientes al sol, especialmente el de la mañana. Su lema: “cuanto más profundo sea el bronceado, mejor será la cura”.

3. ¡No tengas miedo al sol!

La exposición al sol es nuestra forma humana de practicar fotosíntesis, obtener vitamina D, iluminar nuestro sistema inmunológico y beneficiar a todos los órganos y células. No desaproveches la energía revitalizante del sol y explótala con estos consejos:

-¡Destápate!: quítate la ropa y el sombrero, no te escondas en la sombra. El truco: expone la mayor cantidad de piel posible para que todos tus receptores del cuerpo recojan vitamina D.

-Disfrutar del amanecer y el atardecer: ¡son mágicos!

-Bronceate durante las primeras horas de sol, antes del mediodía.

-Construye gradualmente tu capa de melanina: con  5-20 min al día es suficiente.

-Crea reservas de vitamina D para el invierno durante el verano.

-Usa gafas de sol sólo cuando sea necesario ¡nuestros ojos también se benefician de la luz solar!

-Evita ducharte justo después de broncearte, el jabón y el agua del grifo eliminan los aceites naturales que se producen en nuestra piel, causando sequedad y deshidratación. 

-En la medida de lo posible, aliméntate de ingredientes cultivados al sol.

Shop Verano

Have no product in the cart!